domingo, 22 de marzo de 2015

Llego la hora del cap 2...
CAPITULO II

Un día cuando tenía diez años me pidieron que cantara delante de unas personas, y yo, salí corriendo, no me gustaba cantar en público, y la única canción que me sabía era una que mi padre me había enviado en una carta, yo le puse el ritmo y forme una canción. Al día siguiente me descubrieron dormida encima del roble aferrando la carta con la canción. Hace tiempo que tengo trece años y dentro de poco podré salir, es decir cuando tenga catorce años por desgracia mía.
La noche que los cumplí... a ese momento quería llegar yo. Eran las doce de la noche, aproximadamente, y todas las chicas y chicos nos habíamos reunido en un gran círculo, habíamos apartado las literas y las habíamos pegado a la pared, una niña encendío una vela y la colocó en medio del gran circulo y empezó a contar la historia de la biblioteca prohibida del internado:
Hace mucho tiempo cuando se formó el internado se crearon tres salas llenas de libros oscuros, cuentos de hadas, de misterio y de hechizos. Hace tres mil años fundaron un gran edificio, todas las personas de la ciudad acudían a ver y leer los libros, algunos se los llevaban a sus casas y se entretenían leyendo aquellas líneas que no tenían sentido alguno para ellos. Un gran día descubrieron que había personas que estaban arrancando las páginas de los libros más antiguos, y, que dándoselas, habían provocado por su incertidumbre grandes estropicios en las salas, como grietas que habían abierto otras puertas a las salas, las monjas que custodiaban los libros, decidieron un día deshacerse de los libros de hadas, los cuentos que los padres normalmente llevaban y leían a sus hijos para asustarles y divertirles por la noche.
El día llego y con ello los libros fueron desapareciendo de la biblioteca hasta que solo quedaron dos salas llenas de libros, la segunda tenía el tamaño de un pasillo y la otra era tres veces el largo y el ancho de la segunda. Los libros fueron expuestos en un museo y los otros permanecieron en la tercera habitación, nadie entro allí durante varias lunas, pero no era por que habían perdido el interés si no por que la tercera habitación había sido sellada con magia y reforzada con una gran cerradura que solo la podría abrir una canción, la canción que utilizaron los magos para sellar la puerta, desde aquellos días la biblioteca a seguido cerrada sin encontrar al descendiente de los dos grandes magos que la forjaron.
Hoy aun no se a podido encontrar a las dos llaves capaces de abrir la biblioteca y acceder a sus profundidades, se dice, que, el descendiente, hará que la magia que había sido guardada allí durante miles de años, volviera a proceder en todo el internado.
Cuando la biblioteca se derribo jamas pudieron deshacerse de la tercera sala, por eso dicen, que hoy aun se mantiene intacta bajo nuestros pies esperando ser abierta”

No hay comentarios:

Publicar un comentario