sábado, 28 de marzo de 2015

VOLVI A DESAPARECER DEL MAPAAAA!!!!!!!!!!
CAPITULO III

Cuando termino su relato todos permanecimos callados hasta que un chico se levantó y se fue con los brazos en la cabeza, detrás de él fueron desapareciendo todos los chicos y las chicas se fueron a sus respectivas camas.
Al despertar mi profesora de cantó estaba delante de la cama, yo, claramente, me asusté y pegué un respingo, me choque con el techo, ya que había saltado tan alto de la cama, que llegué, allí arriba. Frío como el hielo y doloroso como una bala, caí en la cama de espaldas y me resbalé junto con las mantas al suelo boca abajo, estampándome de morros contra el suelo de cara y con las sábanas reliadas hasta los tobillos.
-Lo siento mucho señorita me quede dormida.
-Eso ya se ve Cheshire, anda corre a lavarte la cara y peinarte hoy tienes ensayo libre de la melodía que tu quieras pero aun sigue siendo una clase de canto.
Me levanto apoyando mis manos doloridas en el frío suelo, cuando consigo ponerme de rodillas, a duras penas, me froto los ojos fuertemente y exaspero un largo suspiro. Me pongo en pie tambaleándome a ambos lados como si me hubiera montado en una montaña rusa que da muchas vuelta alrededor de un mismo punto.
A continuación me veo arrastrada por la señorita Miaría al cuarto de baño, cuando estoy frente al espejo veo a una gran mano posándose en mi hombro, era el profesor de gimnasia detrás mía arreglando un grifo, yo suelto suspiro y me relajo, abro el grifo y empiezo a coger un gran cuenco de madera, lo lleno de agua y me lo echo por encima de la cabeza, mi pelo mojado ondea largos rizos rubio con reflejos blancos, los dejo reposando encima de mis hombros.
Corro a el largo pasillo y me calzo unos pequeños zapatos blancos y negros, me coloco una pequeña blusa azulada encima de mi vestido blanco para que quede como si fuera un conjunto, agarro un pequeño chaleco grueso de pana y salgo corriendo escaleras abajo, cuando llegó a cierto punto me deslizo por la barandilla hasta la parte baja, donde la señorita Miaría me espera de brazos cruzados, mira mi pelo que ya se ha secado un poco después de haber ido de un lado para otro de la planta de arriba.
-No te olvides de cuidar tu peinado Cheshire- Acto seguido me coloca un pequeño lazo negro en la cabeza yo asiento y corro a sentarme a tocar la guitarra junto con la señorita, y, una música seguida de una grabación que hizo la señorita Miaría para acompañarla.
Cuando agarro la guitarra veo que un chico me esta observando,violín en mano, yo aparto la mirada y veo que la señorita ya a tomado asiento para ensayar la canción, yo la miro y le digo tímidamente doblando la cabeza a un lado intentando sonreír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario