martes, 2 de junio de 2015

Acepto que me maten u.u Perdón por no subir nada durante casi todo un mes, asin que os dejare para comensar el epilogo de una historia que toy escribiendo ^^

INTRODUCCIÓN.

¿Por qué esta todo tan oscuro? Las paredes son oscuras, el suelo es negro, ni la lampara que cuelga del techo podría iluminar toda esta oscuridad. Salgo de la cama y al instante de levantarme empiezo a caer en un vacío. Consigo darme la vuelta en la caída y veo una clara luz, me tapo la vista con los brazos, noto un dolor punzante recorrerme toda la columna, me giro retirando ambos brazos de mi cara, todo es blanco ahora, ¿acaso no podrían haber más colores?
Me levanto del suelo notando otra punzada en la espalda, miro a mi alrededor, estoy en un invernadero, hay una mesita en una esquina, encima de esta hay una tetera de gatitos, dos tazas con un plato y una fuente con pasteles, entre ellos puedo distinguir delicias turcas. Hay dos sillas al lado de la mesa y una esta ocupada por un chico, podría tener unos diecisiete o dieciocho años de edad, tiene el cabello desenmarañado de un color azul marino, lleva un traje negro con un pañuelo atado al cuello, un tatuaje en el cuello se le sobresale un poco, agarra una de las tazas y pega un sorbo.
-¿Se va a sentar o se quedara hay de pie todo el sueño?-dice con voz burlona y un poco de acento cockney.
Procedo a acercarme lentamente, el chico me ignora y agarra una delicia turca y le pega un muerdo, un hilillo rojo cae de esta y le recorre toda la barbilla y cae una gota al suelo blanco, manchándolo de rojo, una vez que llego allí me siento en la silla que esta justo enfrente de este, él sorbe otra vez de la taza y la deja en la mesa con la delicadeza de un relojero.
-¿Un sueño dices que es esto?-digo para intentar entablar una conversación con este sujeto tan...extraño.
Él no responde, sigue tomandose el dulce, agarra nuevamente la taza y pega otro sorbo. Yo a la espera de alguna respuesta agarro la tetera y me sirvo un poco de té, agarro una delicia turca y le pego un muerdo, luego pego un sorbo del té.
-¿La pregunta no sería, la vida es un sueño o el sueño es la vida?-dice tomando otro sorbo de la taza, yo le miro desconcertada, muerdo la delicia turca y sorbo un poco de té.
-¿A qué te refieres?-digo mirándolo a los ojos, el no me mira, simplemente mira su taza de té y a su delicia turca medio mordida.
-Me has preguntado si esto es un sueño, pero, la vida podría ser solo el sueño de una persona y que cuando esta despierte desaparecer todo esto a lo que llamas el mundo, o que la vida este construida por sueños de la gente, ¿acaso necesitas otra explicación?-responde terminándose la delicia y el té, yo me quedo mirando como se sirve otra taza.
-Eso no tiene lógica...-digo mordiendo el dulce y bebiendo un buche.
-¿Y qué tiene lógica?- me responde mientras agarra la taza con ambas manos y sopla.
Me quedo callada ante su pregunta, me termino el dulce y el té y sigo observando a mi compañero, me fijo de que tiene unos finos guantes de seda con algunos detalles de encaje negro, tiene los ojos como la tinta negra y los labios rojo regaliz. Una vez que ya no se que más ver en él procedo a echar un vistazo con la mirada al invernadero, hay muchas plantas de distintas tonalidades, pero juraría que antes no había ninguna, hay una que me llama la atención bastante, parece una amapola, pero es de color dorada, como si la hubieran bañado en oro, en el centro de esta puedo deslumbrar un anillo de color platino, nunca había visto una amapola dorada con un anillo, no se si es muy normal, pero a mi me pareció muy bonita.
-Aun no respondiste a la pregunta.-me dice el chico sacándome de mis pensamientos, yo le miro pero el tiene la mirada perdida en dirección a la flor que yo estaba mirando.
-Todo tiene lógica, el cielo, el amor, el sol...-respondo con cierta incertidumbre, el sonríe divertido.
-¿De que color es el cielo?-me dice soltando una risita.- ¿Y el amor qué es?- yo me quedo mirándolo un poco molesta ante su pregunta.
-El cielo es de color azul por el día, anaranjado rojizo por la tarde y por la noche negro.-respondo seria, tomo aire y respondo a la otra pregunta.- El amor es un sentimiento ocasionado por la mente, es una reacción científica.- él se ríe y me dice en tono burlón.
-¿Eso quiere decir que eres un robot?
-No, eso quiere decir...-repaso mi respuesta y suelto una risita tonta.
-La vida tiene la misma lógica que el señorito que está aquí sentado, el amor no tiene explicación, o si la tuviera, creé me que habría paz en tu mundo y en tu mente.-dice con su acento cockney, yo me río.
-Puede ser...

Espero que os haya gustado, Un besazooo

3 comentarios:

  1. yo kedo la historia completa juuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuum

    ResponderEliminar
  2. Todavía no pedo creerme que tú hayas escrito algo así. Reconozco el talento cuando lo veo, y tu tienes a rebosar. Y ya iba siendo hora de que escribieras algo, la próxima vez que tengas exámenes pide ayuda a algún amigo para que te ayude a estudiar y que así te quede más tiempo para escribir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu q vas de importante por la vida parguelita

      Eliminar