lunes, 12 de octubre de 2015

Una pequeña puerta al infierno

Hola pequeñas personitas alocadas como yo denominadas por mi angelicos y demonicos!!!:3
-O.o# (ustedes)
-^^' Upsi.... no me maten...
-¬-¬# habla antes de que te matemos a cozquillitaz (x'DDD)
BUENAS ANGELICOS Y DEMONICOOOOS!!!!!!! Sigo viva, no he muerto todavía... o eso creoxD disculpen la demora y eso e estado ocupada dibujando, en los salones manga, escribiendo... discuuulpeeenmeeeee!!! Dx verán ya se ya se que desaparecer derrepente no es bueno lo se, peeero que le vamos a hacer:P He vuelto con mis faltas de ortografía y mis paranoias:D asinque disfruten de esta pequeña entrada:3
"Una pequeña puerta al paraíso"
"La tenue luz de la habitación y la música relajante acompasada de mis lentas pulsaciones hacían que el lúgubre ambiente pareciera más confortante de lo que pensaba, aunque la macabra escena que tenía ante mis ojos hicieran un ambiente digno de una película de terror. Las blancas paredes habían sido teñidas por un rojo carmesí, cubriéndolo todo con manchas, solo se podían percibir algunos rastros blancos, la lámpara de pie yacía rota en el suelo, todos sus pedazos habían sido distribuidos estratégicamente para parecer que había sido derrumbada por accidente o por un fuerte viento, la alfombra de color café había cobrado un color carmesí como el de la pared salvo porque el color de esta era más visible ya que el carmesí solo cubría una cuarta parte de ella. Varias pisadas manchadas de sangre se dirigían a la cocina dejando un rastro como el camino de migas de pan de Hansel y Gretel. La cocina emanaba un fuerte olor cadáver al igual que una risa malévola se podía oír desde el salón. Inmóvil sin poder mover mis pies para huir o al menos para acercarme a la cocina, me mantuve sentado en el sofá mientras una melodía de Mozart sonaba por la radio.
La malévola risa paro al igual que mis pulsaciones durante un segundo, giré mi cabeza a duras penas hacia donde se encontraba la cocina, una mano enguantada manchada de sangre apareció por la puerta apoyándose en su marco. Yo solo pude soltar un leve suspiro sabiendo ya lo que me esperaba, pero, no fue así. La mano se escurrió por toda la parte superior del marco apareciendo una figura por ella, entrecerré los ojos atinando ver quién era, hasta que por fin pude vislumbrar la figura y darle un rostro. Era una chica alta de largos cabellos rubios tirando para castaño, un flequillo teñido de rojo al igual que un mechón, los ojos eran de un verde esmeralda con toques marrones y grises y un poco azulados. Una bonita sonrisa adornaba su rostro, dulce y serena, pero su ropa hacía que ese tierno rostro se transformara en una escena bastante macabra. Levaba una sudadera negra manchada de sangre con una falda rosa manchada, al igual que la sudadera, de sangre, unos guantes negros adornaban sus manos al igual que un cuchillo en su mano derecha. La chica se acercó a donde yo estaba dando saltitos como si estuviera en un pradera, tarareaba una canción de aspecto infantil hasta que se detuvo frente a mi y se agacho sonriendo.
-¿Qué te pareció mi sorpresa?-dijo mostrando una amplia sonrisa y unos ojos llenos de ilusión.
-Bastante...Impactante...-pude decir, tenía los ojos cubiertos de lágrimas, estaba atado de manos y pies, pero no ofrecía resistencia alguna.
-Me alegro de que la disfrutaras.-dijo la chica tocando mi nariz con la punta de su dedo, su rostro de un momento a otro se tornó diabólico, su sonrisa pasó de ser una tierna y dulce a una que parecía del mismo diablo.- Tu amiga también la disfruto bastante, soltaba unos gritos de emoción...
Tras estas palabras soltó una leve risa bastante retorcida, me miró a los ojos mientras yo tragaba saliva, su rostro volvió a teñirse infantil y me acarició la mejilla manchándola de sangre, acercó su rostro al mió, yo simplemente la miraba espectante. Rozó sus labios con los míos durante unos breves instantes, hasta que empezó a moverlos buscando más, más de mi, yo correspondí mientras varias lágrimas caían por mi rostro. Note como ella se separaba de mi y liberaba mis manos, se sentó a mi lado y me beso nuevamente, correspondí algo confundido por ello.
-Nos vemos en la siguiente vida mi amor...-dijo en un susurro rozando aun nuestros labios.
Luego se separó y hundió el cuchillo en su pecho muriendo casi al instante, pero con una sonrisa en su rostro, yo me quede a cuadros mirando la escena, agarré el cuchillo y dispuesto a soportar lo que venía ahora dije mientras empezaba a hundir el cuchillo despacio en mi torso.
-Hasta la próxima vida..."
Un besazoooooo!!! Macabro, lo se, como yo:3

4 comentarios:

  1. Qué bien que volviste, ya me empezaba a preocupar. Y sobre la historia, me ha requetencantado, esta es mi favorita de todas las que has hecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y no te preocupes que sigo vivita y coleando para serviros

      Eliminar
  2. Al principio pensé que mataría al chico, como me hiciste a mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. yo no te mate, no se quien eres para poder matarte, y yo no suelo matar, morder sí, matar no UwU

      Eliminar